dilluns, 1 de febrer de 2010

EL VIRUS DEL PAPILOMA HUMANO Y LA VACUNA

EL VIRUS DEL PAPILOMA HUMANO (VPH)
El VPH es un virus de transmisión casi exclusivamente sexual bastante común entre la población sexualmente activa y que se relaciona estrechamente con el cáncer de cuello uterino (la parte más baja de la matriz que enlaza con la parte superior de la vagina).

Los virus VPH infectan las células de la piel o las mucosas de los órganos genitales y provocan:
-Lesiones visibles: berrugas o condilomas, en forma de "cresta de gallo" o bien planas, localizadas en la vulva, la vagina, el cuello del útero, la uretra, el pene y el ano.
-Lesiones invisibles, asintomáticas, que solo se pueden detectar con pruebas específicas.

Existen 120 tipos de VPH de los cuales solo 15 se consideran de alto riesgo para desarrollar un cáncer de cuello uterino. Concretamente, al VPH 16 se le atribuye el 50 % de los casos de cáncer de cérvix que sufren las mujeres mientras que al VPH 18 el 17%. Por tanto podemos considerar que el 70% de casos de cáncer de cuello uterino están directamente relacionados con la infección por VPH 16 i 18. Los VPH de bajo riesgo, principalmente el 6 y el 11, están relacionados con el 90 % de las verrugas genitales, nombradas també condilomas (Fuente: Documento sobre la Vacunación del VPH de la Societat Catalana de Contracepció)

Un medio muy eficaz de detección del VPH es hacerse una citología cervicovaginal o prueba de Papanicolaou cada año si se tiene entre 26 i 65 años y se mantienen relaciones sexuales.


LA VACUNA DEL VPH
Existen 2 vacunas que impiden la infección de algunos tipos de VPH:
-Gardasil, de Merck Reserch Laboratores y en Europa por Sanofi Pasteur MSD, que inmuniza los tipos 6,11, 16 y 18.
-Cervarix, de GlaxoSmithKline, que impide la infección de las variantes 16 y 18.

-La vacuna consta de una primera dosis y de otra a los 2 y 6 meses.
-Está indicada para a inmunizar a niñas y adolescentes de 9 a 15 años y para mujeres adultas de 16 a 26 años.
-La vacuna no es terapéutica y por tanto no representa un tratamiento contra el cáncer. Su efectividad se ha demostrado sobretodo en mujeres que no han estado expuestas a ninguna de los tipos de VPH, por este motivo se recomienda vacunar a las niñas antes de su primera relación sexual.
- Si la mujer ya está infectada en el momento de la vacunación por alguno de los tipos de VPH incluidos en la vacuna, quedará protegida frente los otros tipos de VPH de la vacuna, pero no frente de los que está infectada.
-De momento no se sabe si la vacuna necesitaría una dosis de recuerdo pasados unos cuantos años.
-El precio de la vacuna es de 464,58 € por Gardasil y 448,98 euros por Cervarix.
-Ninguna de estas vacunas contra VPH ha estado probada para proporcionar protección completa contra la infección persistente de otros tipos de VPH, algunos de los cuales causan cáncer. Por tanto, alrededor del 30% de los casos de cáncer de cuello uterino y el 10% de los casos de verrugas genitales no se prevendrán con estas vacunas.

INCLUSIÓN DE LA VACUNACIÓN PARA VPH EN EL CALENDARIO VACUNAL
El Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud acordó el 10 de octubre de 2007 que la introducción de la vacunación para VPH (GARDASIL) en los calendarios de vacunaciones sistemáticas de las comunidades autónomas se hiciese efectiva antes de finalizar el año 2010 y recomendó la vacunación de las adolescentes de una única cohorte a una edad comprendida entre los 11 y los 14 años.

Respecto a la aplicación en Cataluña, la Comissió de Salut del Parlament de Catalunya presidida por Marina Geli, presentó el 24 de Abril de 2008 el Programa d’Atenció Maternoinfantil i a la Salut Afectiva, Sexual i Reproductiva a Catalunya 2008-2010. La vacunación para el VPH se enmarca dentro del Programa de Prevención y control de las infecciones de transmisión sexual y de cáncer de cuello uterino – VPH que acuerda la vacunación escolar de chicas de 12 años (6º primaria) antes del 2010.

LOS OSCUROS INTERESES ENTORNO A LA VACUNACIÓN MASIVA CONTRA EL VPH
La inclusión en el calendario vacunal de Gardasil es uno de los casos más flagrantes de intromisión en la sanidad de intereses lucrativos en la historia del Estado español. Dejando a un lado la crítica a la vacunación sistémica de los bebés, que aquí no abordaremos, los datos sobre la realidad del VPH en el Estado español y aspectos de la vacuna no dejan duda de que solo puede haber intereses no sanitarios en la decisión tomada por el ministerio de sanidad. Vamos a ver los aspectos oscuros de esta vacuna:

-Es la vacuna más cara de la historia: 464,58 € a los que cal sumar los costos logísticos de la vacunación.
-Es una vacuna que combate un espectro muy bajo de variantes del virus (4 de los 120 que hay
-No hay ha garantía de la seguridad de la vacuna. Por dos razones: en primer lugar la prueba de más duración que ha analizado los efectos de la vacuna no ha estado mayor de 6 años, teniendo en cuenta que el cáncer de cérvix tarda 30 años en desarrollarse el periodo de prueba es totalmente insuficiente. En segundo lugar, la farmacéutica no ha especificado si tendrá que haber dosis de recuerdo.
-No existe epidemia de cáncer de cuello de útero en el territorio español (unos 2000 casos al año y 600 muertes por la misma causa). Además es uno de los cánceres femeninos menos corrientes, por detrás del de colon, recto, bronquios o pulmones.
-La vacunación supondrá un coste de 125 millones de € por la Sanidad Pública, una cifra que bien podría destinarse a explicar que es el VPH, a hacer citologías, fomentar la educación sexual o a subvencionar preservativos
-El planteamiento de la vacunación proviene de un análisis simplista de las causas de cáncer de cuello de útero basado en el VPH como causa. Muchos estudios demuestran que hay otros factores como el estado de salud y las condiciones socioambientales determinantes en el desarrollo del cáncer de cuello de útero.
-El laboratorio que elabora Gardasil, Merk, ha estado condenado por ocultar información sobre los efectos secundarios letales del analgésico VIOXX, por el que están pagando indemnizaciones multimillonarias a los familiares de les víctimas.
-La campaña de vacunación en ningún caso va acompañada de una campaña de sensibilización sobre el VPH, el cáncer de cuello de útero o de las ITS en general.

Podemos considerar sin ninguna duda que la vacuna Gardasil y su inclusión en el calendario vacunal responde a intereses farmacéuticos y que el estado actúa como una institución controladora de los cuerpos femeninos negando el derecho a la información y al autoconocimiento. La vacunación por VPH no hace de las niñas agentes activos de su sexualidad y de su cuerpo y puede generar una falsa sensación de protección ante las enfermedades de transmisión sexual.

Agradecemos la información proporcionada por CAPS (Centre d’Anàlisi de Programes Sanitaris) y ADIBS (Associació de Dones de les Illes Balears per a la Salut) por la información cedida.

Para más información:
-CAPS
http://www.caps.pangea.org/declaracion/completa.php
-ADIBS
http://adibs-feminista.blogspot.com/
-SEC (Societat Catalana de Contracepció)
http://www.academia.cat/societats/contracep/docs/vacuna_HPV.pdf
-Revista Mujeres y Salud nº 22 “Vacuna VPH protección de las niñas o de la indústria?”